miércoles, 1 de marzo de 2017

 Resultado de imagen de cuaresma
COMIENZA LA CUARESMA  MIÉRCOLES DE CENIZA

¿Qué es Cuaresma? Se conoce como Cuaresma al período del tiempo litúrgico, los cuarenta días anteriores a la celebración principal del cristianismo: la Resurrección de Jesucristo, que se celebra el Domingo de Pascua. La Cuaresma es una palabra de origen latín quadragésima”, que significa “cuadragésimo día” (antes de la Pascua).

La Cuaresma es practicada desde el siglo IV y  comienza el Miércoles de Ceniza y termina el Jueves Santo, cuando los católicos, los católicos ortodoxos, los anglicanos y algunas iglesias evangélicas se preparan para la Pascua.

ORACIÓN
No me mueve, mi Dios, para quererte
el cielo que me tienes prometido,
ni me mueve el infierno tan temido
para dejar por eso de ofenderte.

Tú me mueves, Señor; muéveme el verte
clavado en la Cruz y escarnecido.
Muéveme ver tu cuerpo tan herido
muévenme tus afrentas y tu muerte.

Muéveme, en fin, tu amor, de tal manera,
que aunque no hubiera cielo, yo te amara,
y aunque no hubiera infierno, te temiera.

No me tienes que dar porque te quiera;
pues aunque lo que espero no esperara,
lo mismo que te quiero te quisiera.

  
CUARESMA ES TIEMPO DE CAMBIO
·         El miércoles de ceniza se nos dijo: "convertíos y creed el evangelio". La cuaresma es pues, un tiempo de conversión.
·         Convertirse significa "volver", "cambiar", "corregir el camino" "renovarse".
·         El cambio que queremos es pasar del "hombre viejo" al "hombre nuevo".
·         "Hombre viejo" es el que vive a espaldas de

Cristo y del evangelio. "hombre nuevo" es el que sigue a Jesús y vive según el evangelio.
·         ¿Tú eres un "hombre viejo" o un "hombre nuevo"? piénsalo bien, ¡hombre!
·         Algunos cristianos creen que la conversión es sólo para los paganos y herejes… y, claro, no necesitan la cuaresma.
·         otros piensan que con no comer carne los viernes o dejar de fumar ya han cumplido... ¡no! si no hay cambio, no hay cuaresma.
·         Cuaresma es cambiar de vida.

CAMINANDO POR EL DESIERTO

Cuando oímos la palabra “desierto” seguro que pensamos en el “París-Dakar” o nos imaginamos un lugar con mucha arena, camellos, o con imágenes que hemos visto en alguna película.
Pero también sabemos que la palabra “desierto” aparece muchas veces en la Biblia; el pueblo de Israel caminó antes de llegar a la Tierra Prometida, en el desierto estuvo Juan elBautista y otros profetas.
Hoy vamos a pedirle a Jesús que nos lleve al desierto de nuestro corazón para que podamos encontrarnos con nosotras mismas y con Él.
Aquí estoy contigo y quiero ser yo mismo de verdad.
Quiero entrar dentro de mí.
Quiero hacer camino hasta el desierto de mi corazón.
Quiero tocar mi hondura y dejar de vivir desde la superficialidad.
Quiero, Jesús, descubrirme por dentro y vivir desde dentro.
Quiero tomar conciencia de lo que no soy, y de lo que soy.

Quiero poner en mi vida razones profundas que me hagan vivir.
Quiero tener motivaciones sanas que me eleven a la altura.
Quiero tener voluntad propia a la hora de decidir.

Quiero, Jesús, dejar la arena y apoyarme en roca firme.
Quiero ser original y no copiar modas.
Quiero ser auténtico y no perder mi verdad por la imagen barata.
Quiero ser valiente, enérgico, decidido y no andar en duda continua.
Quiero, Jesús, ser yo.

Ábreme el corazón a la escucha desde el silencio.
Ábreme el corazón al contacto de tu Palabra.
Quiero estar contigo a solas, en paz y en silencio porque sé que me amas.

“QUE TU LUZ BRILLE”
Hoy os propongo que escuchéis con atención un breve texto del evangelio.
Jesús les decía a sus discípulos:
“¿Acaso se trae una lámpara para taparla con una vasija o ponerla debajo de la cama? ¿No es para ponerla encima de una mesa o de un candelero y alumbre a toda la casa?”
Como dice Jesús… nadie enciende una vela para esconderla, sino para que dé luz. Ciertamente que parece evidente esto que hemos escuchado. Pues mirad.
Creo que, en muchas ocasiones, todos nosotros podemos ser luz para todos los que nos rodean, pero en lugar de “ABRIRNOS” y dar nuestra luz, nos escondemos y no dejamos que la luz que llevamos dentro salga para alumbrar a los demás.
Quizá por miedo a SER AUTÉNTICOS, a ser gente que se preocupa por los demás, por ser compañeros atentos, cercanos a todos, y por miedo a “ser diferente”, escondemos esa luz que todos llevamos dentro, y que puede hacer tanto bien a los demás.
Es decir; nadie se compra un móvil para no usarlo; nadie compra una lavadora para luego lavar a mano, nadie compra un coche para dejarlo en el garaje… Por eso ábrete a los demás, comparte tus cualidades con los que te rodean, sonríe, bromea, haz que la gente sea más feliz y consigue así que tu vida sea luz para los que te conocen, y no oscuridad